Hasta siempre.

Dicen que las personas no morimos mientras alguien se acuerde de nosotros, entonces antes de ayer no murió Pedro Zerolo, ni va a morir hasta dentro de un rato largo.

No suelen afectarme las muertes de personajes públicos, al fin y al cabo, hay que morir, pero ayer se me encogió un poquito el corazón y, quizás, hasta los ojos se me pusieron vidriosos.
Y no sólo porque fuera un activista de la igualdad, si no por la calidad humana que ha demostrado a lo largo de su carrera política. Un político honesto y sincero, que no se quedaba en las palabras, y que dio voz a muchas personas a las que se la habían arrebatado.

Siempre he sido de la opinión de que quienes pueden hacer han de hacer por ellos y por quienes no pueden hacer nada, porque este mundo cambia gracias a quienes luchan por cambiarlo a pesar de las adversidades, sin importarles los insultos, los reproches, las zancadillas y las puertas cerradas. Cada uno en la medida de sus posibilidades debe luchar.

Sólo puedo decir que Pedro Zerolo ha sido un ejemplo para todos, en particular para nuestros políticos. Esos políticos que siguen demostrando día tras día su falta de humanidad y una grave carencia de sentido común. Siguen demostrando que no comprenden ni empatizan, y que ni tan siquiera son capaces de tolerar a quienes consideran diferentes a ellos.

Siento vergüenza ajena de nuestros gobernantes a diario, esa es la verdad, pero esto no sé ni cómo describirlo. Mariano Rajoy, siguiendo la tónica habitual, perdió el respeto a Pedro Zerolo y a todos los que le querían al ningunear a su marido omitiendo mencionarle en el bochornoso pésame que publico en su cuenta de Twitter.rajoy-1

Como Presidente del Gobierno español debería tener al menos la decencia de mostrar respeto ante un personaje público que, sin duda alguna, le supera con creces como político y como persona. No sólo le faltó el respeto a él y a sus seres queridos, le faltó al respeto a todos los que luchan por la igualdad, por la dignidad y por la justicia social, que a pesar de las adversidades, somos muchos.

Y que le quede bien claro que vamos a acabar con él y con su feudo de sicarios y malhechores más pronto que tarde.

Hasta siempre, Pedro. Gracias por haber dicho, hecho y sido.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s